¡Hora de comer! Beneficios de comer en familia


La hora de comer es un momento sagrado que, compartido en familia, puede traer grandes beneficios en el estado de ánimo y la salud. Compartir con tus seres amados, por lo menos una comida al día, es darte un regalo a ti mismo! Hoy te voy a compartir los beneficios que posiblemente desconocías de comer en familia.


Las familias que comen juntas con regularidad tienden a tener mejores hábitos alimenticios.


La comida familiar brinda a los padres y otros adultos la oportunidad de implementar una alimentación saludable y balanceada a sus hijos, probando nuevos alimentos y comiendo porciones de tamaño adecuado. Los niños que comen con sus familias generalmente están más abiertos a probar nuevos alimentos y desarrollan una relación saludable con ellos. Deja que tus niños aprendan sirviendo ellos mismos la cena para que aprendan sobre el tamaño correcto de las porciones, los grupos de alimentos y nutrición.


Además, es una oportunidad para que los padres reconozcan los primeros signos de los trastornos alimenticios, lo que les permite planificar y actuar a tiempo. Un estudio mostró que los niños y adolescentes que comparten comidas familiares, tres o más veces por semana, tienen más probabilidades de estar en un rango de peso normal y tienen patrones dietéticos y alimenticios más saludables que aquellos que comparten menos de tres comidas familiares juntos.


Ten en cuenta que las comidas preparadas en casa suelen ser más nutritivas y representan una forma de ahorro en los gastos de la casa.


Las comidas familiares pueden tener un impacto positivo en las habilidades lingüísticas de los niños pequeños.


Las conversaciones a la hora de comer brindan a los niños la oportunidad de adquirir nuevo vocabulario y aprender a través de discusiones, narraciones y explicaciones. Los niños que tienen un vocabulario extenso generalmente leen antes y con mayor facilidad.


Las investigaciones muestran que los adolescentes, que tienen cenas familiares frecuentes, tienen más probabilidades de obtener mejores calificaciones en la escuela con un estudio que muestra que aquellos que cenan con sus familias siete veces a la semana tienen casi un 40% más de probabilidades de decir que reciben principalmente A y B en la escuela en comparación con los adolescentes que cenan con sus familias dos o menos veces a la semana.


Las comidas familiares mejoran las habilidades sociales


Las comidas familiares son una oportunidad para enseñar a los niños los buenos modales y habilidades sociales, como limpiar, compartir responsabilidades y cocinar comidas saludables. Además, ayuda a los niños más pequeños a desarrollar la paciencia y la motricidad fina a través del paso de los platos, el servicio de platos y el uso de los utensilios.


Compartir una comida es el momento de ponerse al día, disfrutar de la conversación, la unión, la relajación y la risa en familia, ayudando a construir una mejor relación con sus familiares. La hora de la comida también brinda la oportunidad de compartir las tradiciones familiares de una generación a la siguiente. Esto puede incluir comida especial para celebraciones o comida cultural de origen familiar. Puedes usar este tiempo para hablar, conectar y crear recuerdos juntos, a medida que los niños crecen, estos momentos les pueden proporcionar significado e importancia a lo largo de sus vidas.


Los niños aprenden al comer con la familia. Al comer con tus hijos les brindas una sensación de seguridad. Estudios demostraron que las comidas compartidas pueden tener un efecto positivo en las relaciones familiares. Según el estudio del Libro Blanco "Share the Table", el 72% de los niños se sienten más cerca de sus padres cuando cenan juntos y un estudio, realizado por el Centro Nacional sobre Adicciones y Abuso de Sustancias de la Universidad de Columbia, mostró que los adolescentes que tienen cenas familiares frecuentes pueden evitar sucumbir ante sustancias adictivas como las drogas.


Si tu familia usualmente no comparte comidas con mucha frecuencia, te recomiendo iniciar esta dinámica planificando comidas los fines de semanas. Planifiquen y preparen las comidas juntos!


Decide junto a tu familia un platillo que les guste a todos, divide el proceso de preparación en tareas sencillas, que puedas luego distribuir entre tus hijos y demás familiares, como cortar, picar, batir y finalmente cocinar. Este proceso puede desarrollar habilidades de negociación y toma de decisiones, así como de proporcionar una retroalimentación clara sobre qué tipo de comidas familiares gusta más. A los niños les encanta ayudar a preparar la comida. Dejar que ayuden a preparar la comida, esto les ayudará a sentirse valorados y parte de la familia.


5 visualizaciones0 comentarios