Lo que debes saber de las semillas de Sésamo + Recetas

Llevar una dieta sana, hoy en día, tiene que ver con permitirte variar tus comidas, intentar incluir y jugar con nuevos ingredientes que aporten beneficios a tu cuerpo y a tu mente, haciendo del comer una experiencia placentera de nuevos sabores y texturas.


La semilla de sésamo o ajonjolí, originaria de la India y África, es uno de estos ingredientes que puedes incluir en cualquier plato dulce o salado, por su rico sabor a nuez y textura crujiente. Estas semillas, junto a la chía y linaza, contienen altas cantidades de aceite, hierro, zinc y fibra. Te recomiendo agregar desde un puñado a tres cucharadas al día de esta increíble semilla en cualquiera de tus comidas.


Entre los beneficios más importantes de la semilla de sésamo, podemos encontrar

  1. Es una buena fuente de fibra.

  2. Ayuda a reducir el colesterol y los triglicéridos.

  3. Es una fuente nutritiva de proteína vegetal, proporciona 5 gramos de proteína por cada 3 cucharadas.

  4. Ayuda a reducir la presión arterial por su alto contenido en magnesio, un mineral esencial que mejora el funcionamiento del sistema nervioso y la salud muscular.

  5. Es una buena fuente de vitaminas B, vitamina E y lignanos.

  6. Rico en antioxidantes, que ayudan a combatir el estrés oxidativo.



Es importante acotar que para realzar el sabor y la disponibilidad de nutrientes de las semillas, te recomendado tostarlas durante unos minutos, hasta que adquieran un color marrón claro y dorado.


Cuando estén listas podrán ser incluidas en casi cualquier receta.


Personalmente me gusta añadirlas en yogures, ensaladas, bizcochos y como topping en las cremas de verduras. También pueden agregarse en opciones dulces como avena, cereales, barras de granola, galletas y muffins.

Existe la opción de moler las semillas para obtener una harina que puede usarse para hornear, hacer batidos, rebozado de pescado y más. O de hacer mantequilla de semillas de sésamo, que puede servir de sustituto de la mantequilla de maní.


Hoy te comparto un sencillo snack que me encanta, es un bocadillo a base de semillas de sésamo y miel, que comían las mujeres de la antigua Babilonia para prolongar su juventud y belleza. Este snack queda como una pequeña barra energética similar a las que venden en el mercado, pero casera y más saludable.

De ingredientes vas a necesitar:

  • 1 taza de semillas de sésamo (140 g)

  • ¾ de taza de miel cruda (252 g)

  • 1 cucharadita de jugo de limón (5 ml)

  • Un trozo de cáscara de limón

Para la preparación

  1. Primero, coloca las semillas de sésamo en una sartén, a fuego bajo, removiendo constantemente hasta que se doren.

  2. Aparte, incorpora y mezcla la miel de abejas, el jugo de limón y la cáscara, a fuego medio, déjalo calentar hasta que comience a hervir.

  3. Una vez que llegue a ebullición, cocina a fuego lento durante 5 minutos, removiendo la mezcla. Evita el fuego demasiado alto, ya que el producto tiende a quemarse con facilidad.

  4. Luego, apaga el fuego y junta la miel con las semillas de sésamo. En este paso puedes agregar cualquier otro fruto seco que desees, como pistacho, maní y pasas.

  5. Vierte la mezcla en un molde para hornear engrasado.

  6. Deja que se enfríe en el refrigerador durante aproximadamente 20 minutos.

  7. Cuando ya se haya solidificado, puedes cortar pequeñas barritas y almacenarlo en un recipiente hermético, a temperatura ambiente, en un lugar fresco y seco.

Este delicioso snack puedes servirlo con una mousse, una ensalada de frutas o yogurt griego.

Otra forma de integrar la semilla de sésamo a tu dieta diaria, es preparando una bebida de sésamo similar a la leche, que luego puedes incorporar a tus jugos o batido

Solo necesitas

1 litro de agua templada, 150 gramos de sésamo y 1 pizca de sal (opcional).

Para la elaboración

  1. Hay que dejar el sésamo en remojo durante 8 horas.

  2. Comienza poniendo 1/2 litro de agua templada en un recipiente.

  3. Introduce el sésamo y la sal, el potenciador de sabor preferido y un endulzante (dátiles, pasas, coco, stevia, etc)

  4. Batir con una batidora de mano durante 2 minutos, a máxima potencia.

  5. Añade el 1/2 litro de agua restante y batir otros 10 segundos para homogeneizar bien la bebida.

  6. Deja macerar entre 5 y 10 minutos.

  7. Introduce toda la mezcla en una bolsa para leches vegetales para colar la bebida con la misma. Al final del filtrado, exprime bien la bolsa y deja reposar unas dos horas en la nevera para que asienta su sabor.

1 visualización0 comentarios